30 May

LIMPIEZA SEGÚN EL TIPO DE PIEL

Para lucir un rostro sano y hermoso no solo depende de usar un buen maquillaje. De hecho, ni los mejores cosméticos te harán lucir bien si tu piel no está libre de impurezas.

La limpieza facial diaria es importante para eliminar la suciedad y las bacterias de tu piel, así como el sudor y el exceso de grasa. Además, la limpieza facial te permite exfoliar la superficie de tu cutis para facilitar la circulación y prevenir la aparición de huellas del tiempo.

Sin embargo existen diferentes tipos de piel, no todas las cremas, lociones o aguas limpiadoras tienen el mismo efecto, así como tampoco te brindan los mismos beneficios. Por ello, para una adecuada limpieza facial, es importante que sepas qué tipo de trato debes darle a tu tipo de piel:

1.- PIEL NORMAL

Procura elegir siempre un líquido suave o jabón en gel para la limpieza de la cara. Los jabones hechos para el baño, cuerpo y manos, tienden a secarse sin importar el tipo de piel, además de que se debe evitar en la cara y el cuello. Cuando compres una crema de limpieza prefiere las que contengan aguacate, coco, o de germen de trigo. Estos ingredientes naturales son adecuados para la piel normal.

2.- PIEL MIXTA

Usa un jabón para la cara espumoso en la mañana para mantener a raya las zonas grasas. El régimen de limpieza facial más indicado por la noche debe ser con un limpiador en crema para calmar las zonas secas.

3.- PIEL SENSIBLE

Realiza tu limpieza facial con lociones suaves y lechosas, solubles en agua y agua tibia. Evita los geles o jabones que contienen alcohol secado, conservadores o ácidos de acción fuerte. Algunos ingredientes como los exfoliantes fuertes o astringentes, pueden causar inflamación. Prefiere aquellas que contengan leche, debido a que es un ácido hidroxilo natural que ayuda a la piel, exfolia y elimina las células muertas de la superficie, además de ser humectante y relajante.

3.- PIEL SECA

Lo ideal es mantenerte alejada del agua caliente cuando realizas tu limpieza facial, ya que esta temperatura abre los poros y extrae la humedad natural rápidamente. Cuando selecciones tu crema de limpieza, busca productos que contengan ingredientes naturales como las almendras, aceite de oliva o aceite de jojoba, los cuales ayudarán a nutrirla, repararla y mantenerla hidratada.

DATO BEAUTY:

  • • Tu tipo de piel. Las pieles muy grasas se beneficiarán no sólo de una limpieza nocturna, sino también de una matutina para eliminar los restos del sebo producido por la noche.
  • • Al aplicar, el limpiador se usa siempre desde el centro del rostro hacia fuera. Todos los gestos deben ser suaves, sin tirar del tejido.
  • • Zonas ‘clave’. Insiste en las aletas de la nariz, la barbilla y la frente, sin olvidar la raíz del cabello, el cuello y el escote.
  • • Para acabar, aclara con agua tibia y finaliza siempre con agua fría, que ayuda a cerrar los poros. Y al secar la piel, hazlo con suavidad, apretando la toalla contra el rostro con suaves golpecitos.